Solo el 2016 en Chile se cosecharon 1.5 toneladas de cannabis de forma legal y ONU ignora ese avance en su Informe Mundial 2017

ONU reconoce que el tráfico de drogas ha aumentado en el mundo, pero sigue sin cambiar paradigma prohibicionista.

Por Eduardo Vergara B., Editor de “Chile y las Drogas” y Fundador del Observatorio de Políticas de Drogas y Seguridad Humana.

VERGARA REGULA ONU 2017

Chile posee un modelo de regulación de cannabis pionero en América Latina, solo el 2016 se cosecharon 1.5 toneladas de manera legal y fue ignorado en el Informe Mundial de Drogas 2017. No hay otro modelo que ha logrado regular la plantación, cultivo y cosecha con la participación del Gobierno, las policías y los actores privados. Desde la fiscalización de las autoridades agrícolas, pasando por la seguridad hasta el transporte han sido procesos impecables.

La ONU acaba de publicar su informe anual sobre drogas. Esta es una publicación que nos ayuda a poner en perspectiva la realidad nacional. Realidad que especialmente en lo que contempla el actuar del crimen organizado y la delincuencia asociada al tráfico de drogas, está absolutamente sobredimensionada y es recurrentemente usada con fines político electorales. En comparación con otros países de la región, Chile es un país seguro, que tiene desafíos en seguridad, pero que no se compara con lo que ocurre en el resto. Sin embargo, y en paralelo, las cifras de consumo en Chile son relevantes. El debate sobre drogas sigue polarizado y es necesario poner foco en la liviandad con la que se tratan ciertos temas y sus implicancias sobre la reducción de percepción de riesgo. Para hablar de drogas hay que ser responsable.

Aquí algunas reflexiones respecto al informe, principalmente elementos que el informe no menciona o toca de manera liviana:

  1. Si bien el Informe Mundial sobre las Drogas 2017 reconoce que “aún queda mucho por hacer para enfrentarse a la multitud de daños infligidos por las drogas a la salud”, no se evidencia la disposición de promover un cambio de enfoque. Mientras se siga bajo el mismo paradigma prohibicionista, la ONU no debe esperar resultados diferentes.
  1. Continuar avalando un modelo prohibitivo es seguir siendo cómplice del financiamiento que obtiene el crimen organizado y la delincuencia gracias al trafico de drogas. Quienes financian el terror y el delito son los más cómodos con este modelo. Los estados le entregan en bandeja la oportunidad de generar millonarios recursos para que financien sus actividades. El mismo informe señala que “en 2014 la venta de drogas reportó aproximadamente entre un quinto y un tercio de los ingresos de los grupos delictivos organizados transnacionales en todo el mundo.
  1. La ONU señala que “el dinero obtenido de las drogas puede empobrecer a los países” y ese dinero puede inflar los precios, distorsionar las cifras, y crear condiciones de competencia desleal. Los grandes perjudicados son quienes están en la economía formal.
  1. El consumo de Nuevas Sustancias Pscicoactivas (NSP) sigue en aumento y la diversidad de ellas crece a diario. El modelo meramente basado en el control incentiva la creación de nuevas drogas que no sean detectadas y suelen lograrlo a mayor velocidad que quienes las persiguen. El trabajo sobre la NSP debe tener dos elementos centrales: 1) El control en base a la categorización basada en la evidencia; y 2) La entrega de herramientas e información a la ciudadanía para empoderarles en la decisión de consumir o no, o sobre cuanto y como consumir. El modelo chileno para abordar las NSP es un buen punto de partida.
  1. Las NSP en muchos casos son un intento por replicar el efecto de drogas como el LSD y la Cannabis, sin embargo causan mayores daños que las drogas que intentar reemplazar a quienes las consumen. El mejor ejemplo es la Cannabis Sintética: Por prohibir una droga natural, su reemplazo sintético es mucho peor. Entre 2009 y 2016 hubo 106 países y territorios informaron de la aparición de 739 NSP diferentes
  1. La ONU reconoce que una de las cosas que “más preocupan con respecto a las NSP es que los consumidores de esos productos no conocen la cantidad ni la dosificación de las sustancias”. Una situación tan compleja tiene una respuesta un poco más simple: Los usuarios nunca conocerán la composición de las drogas sintéticas a menos que sean reguladas y fiscalizadas, tal como se hace con Tabaco y Alcohol.
  1. La ONU estima que la superficie de coca cultivada a nivel mundial equivale a 218 mil canchas de fútbol. A nivel mundial la incautación de cocaína aumentó el 30% en 2015 y estima que hay 17 millones de usuarios. Al mismo tiempo Chile aparece como el tercer consumidor de cocaína en el continente tras Estados Unidos y Canadá.

Cocaina

  1. La ONU reconoce que no se puede determinar que el aumento en el consumo de cannabis en los estados donde se ha legalizado es gracias a la legalización. Esto es un recordatorio para quienes han querido usar el argumento que la legalización hace aumentar el consumo.
  1. La ONU estima que en el mundo hay 183 millones de usuarios de cannabis.
  1. Hay que destacar que la ONU ya no tiene una mirada solamente critica de los modelos regulatorios implementados en el hemisferio, sino que siguiere que los países generen sistemas para observar periódicamente las repercusiones de esas medidas en todos los sectores de la salud pública y la justicia penal. Este es un gran avance.

 

El informe completo está disponible aquí:  http://www.unodc.org/wdr2017/en/topics.html

 

Eso.