Aprobada primera plantación medicinal de marihuana en Chile

Por Equipo del Observatorio Latinoamericano de Políticas de Drogas de Asuntos del Sur

El lunes 8 de Septiembre, el Intendente de la región Metropolitana, Claudio Orrego, informó la aprobación por parte de las autoridades de un proyecto de plantación de marihuana en la capital para “uso medicinal y uso académico”. Con esto, Chile se pone a la vanguardia de los países que están dando pasos hacia políticas de drogas más sensatas, en una región que también da pasos importantes en cuanto a reformas.

Para el Observatorio Latinoamericano de Políticas de Drogas de Asuntos del Sur, este es un momento de alta importancia en el debate latinoamericano, ya que es la primera vez que en la región, la acción de actores municipales y privados, logran generar una propuesta que apunte al cultivo de cannabis y el posterior desarrollo de productos destinados a usos terapéuticos. Es más, en Chile es la primera vez que el SAG, al verse frente a una solicitud de estas características, estima que la petición cumple con estas características.

Esta situación es particular, también dado que puntualiza la naturaleza del cultivo y especifica de manera concreta el producto que será generado gracias al cultivo y proceso de esta planta. El caso chileno es de particularidad al ser que una municipalidad consigue el permiso por parte del Gobierno central del país. Si bien en América Latina casos de similar característica no existen (Cultivo permitido por el gobierno tras la solicitud de una Fundación en conjunto con un Municipio o incluso plantaciones particulares en general), una grupo de países ha mostrado señales que apuntan a que esto pueda ser una realidad.

Por ejemplo hace solo unas semanas en Colombia, el Presidente Santos apoyó el proyecto de ley que presentó el senador Juan Manuel Galán, que busca legalizar el consumo de la marihuana para uso terapéutico. En Uruguay el viceministro de Salud Pública (MSP), Leonel Briozzo anunció en Mayo del 2014 que en paralelo a la regulación del uso recreativo, administrará marihuana medicinal a pacientes terminales, a personas con enfermedades neurológicas y a ex adictos a drogas duras. En México, senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentaron en Febrero de este año una propuesta para legalizar el uso medicinal de la marihuana en México, reclasificando la marihuana como una sustancia para usos terapéuticos y que su distribución y comercialización en general sea controlada por las autoridades de salud del estado. Sin embargo estos han sido solo anuncios.

La mayor similitud con lo que ocurre en Chile se encuentra en Uruguay, donde los cultivos para generar cannabis para uso recreativo son parte de la reforma a la ley de drogas. Sin embargo estos apuntan solo al consumo recreativo y no hay claridad respecto al uso medicinal. Cabe destacar también que en Uruguay la iniciativa nace desde el gobierno central y no municipal o estadual.

Hoy en dìa, el uso médico del cannabis es legal en varios países del mundo, como Austria, la República Checa, Canadá, Finlandia, Israel, Alemania, Italia, los Países Bajos, Portugal, España y algunos estados de Estados Unidos.

La iniciativa de cultivo en Chile (La Florida) fue presentada el pasado 23 de mayo ante el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), organismo que de acuerdo a la ley chilena de drogas es competente en autorizar este tipoi de cultivo. La iniciativa fue promovida conjuntamente por la Fundación Daya, la municipalidad de La Florida, avalada por la Universidad de Valparaíso y la Fundación Arturo López Pérez, especializada en tratamientos oncológicos.

En cuanto a la fiscalización y regulación, le corresponde al SAG y otros organismos hacer un completo registro sobre la producción de marihuana que se llevará a cabo, mientras que las semillas de cannabis las importará la fundación ahora que cuenta con la autorización. Este registro y modelo regulatorio será también una experiencia nunca antes realizada en Latinoamérica, donde actores privados, gubernamentales y municipales, juntos se hacen cargo de cultivar la marihuana para producir productos que serán usados con fines terapéuticos.

En Chile, según la ley 20.000, el consumo de marihuana no es sancionado, pero sí está prohibida su comercialización y cultivo, lo que en la práctica la transforma en ilegal. A pesar de estas prohibiciones y necesidades de cambiar la regulación vigente, el Gobierno de Chile ha iniciado un proceso de debate y consulta que está permitiendo mejorar la ley actual y poner sobre la mesa la necesidad de cambios.